El plazo era para que los acreedores hicieran llegar su propuesta ante la comisión de valores de los Estados Unidos para canjear bonos argentinos por US$ 66.300 millones emitidos bajo legislación extranjera.

La propuesta argentina consiste en canjear estos bonos por otros títulos con vencimiento a 20 años, no pagar intereses ni capital hasta el 2023, y ese año abonar una tasa del 0,5%, que iría creciendo “hasta niveles sostenibles”, según Martín Guzmán.

Según informaron medios nacionales, el nivel de aceptación de los bonistas extranjeros para con las propuestas del gobierno nacional no fue tan alto como se esperaba. Y algunos ponen en duda el compromiso del Gobierno de seguir con las negociaciones.

La mayoría de los tenedores de deuda que se encuentran dentro de Argentina vieron con buenos ojos la propuesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here