La emisión monetaria que se está produciendo en Argentina es tal, que la casa de la moneda se ve obligada a agregar nuevos billetes con denominaciones cada vez mayores. Sumado a esto deberá importar el papel necesario para la impresión de los mismos. El diseño de estos billetes no se han confirmado hasta el momento, pero es probable que mediante estos, regresen las caras de diferentes personajes a los billetes en lugar de los animales.

Luego del lanzamiento de los billetes de 200, 500 y 1000 durante la gestión anterior, el nuevo presidente del banco central, Miguel Angel Pesce, deberá continuar agregando billetes de mayor denominación en el marco de la inflación producida por una poítica monetaria descabellada, que le da al banco central el rol de financiar al estado y a la política. Pero esta vez avalado por el «plan económico» del Presidente Alberto Fernandez que intenta levantar la economía tirando pesos a la calle.

Impresión de billetes de $1000.

Siguiendo la lógica de este «plan económico» que consiste en emitir descontroladamente, potenciado por la pandemia de coronavirus y la interminable cuarentena, el banco central emitió más de $600.000 millones de pesos desde el 10 de diciembre de 2019. Expandiendo la base monetaria en un 41% en cuatro meses. Lo cierto es que el lo único que está generando es una devaluación que se va a agudizar aún más, conforme la emisión y el gasto público continúen subiendo.

El tan necesario ajuste fiscal, para el gobierno no significó más que un «impuestazo» al sector privado combinado con el impuesto inflacionario para seguir financiando estos niveles exorbitantes de gasto público. Hasta ahora no se le pasó por la cabeza ajustar el gasto del estado envés de eso, lo siguen aumentando.

«La emisión monetaria se transformó en el ingreso más importante del Gobierno» dijo el reconocido economista Roberto Cachanosky para Infobae.

Si bién el gobierno utiliza a la pandemia como escusa para aumentar el gasto público, lo cierto es que desde que asumió su eslogan fue no bajar el gasto público y decir que la emisión no genera inflación, poniéndose «de espalda a la ley de la gravedad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here