El abusador Ramón Eguenio Llul fue beneficiado con prisión domiciliaria “por tener 69 años y estar en el grupo de riesgo de Covid-19” y se encuentra actualmente en su domicilio a tan solo diez cuadras de su víctima y no cuenta con tobillera electrónica.

Un detalle de esta resolución es que fué avalado por, ni más ni menos, que una jueza que se autodenomina «feminista» y que en reiteradas ocasiones escribió fallos en «lenguaje inclusivo». Estamos hablando de la jueza Leticia Lorenzo, que se sumó a la ola de liberación de presos por la pandemia de coronavirus.

Esta jueza se hizo conocida luego escribir «típico de machirulo» en un fallo. Además de jactarse de su «feminismo» a través de sus redes sociales. Pero esta vez saltó a la escena por poner en libertad a un violador ignorando incluso que la víctima se trata de una mujer.

El reconocido politólogo y escritor Agustín Laje hizo un video para hacer público este polémico caso. Y denuncia que la mayoría de los medios ocultó la participación de esta jueza en el caso.

«Quien ayudó a liberar a esta lacra y dispuso que ni siquiera hacía falta colocarle una tobillera fue nada mas y nada menos que una jueza militante del feminismo» denunció Laje. Y además aportó pruebas como el documento en el que se ordena la liberación, que ningún medio había mostrado.

También hizo referencia a la popularidad que obtuvo la jueza en años anteriores por autodenominarse feminista y escribir fallos en lenguaje iclusivo. «La jueza Lorenzo, por todo esto y por mucho más, se volvió rápidamente la ídola de los grandes medios de comunicación, que jamás dejaron de ponderarla y elogiarla desmedidamente. Y también se convirtió en una de las tantas heroínas del movimiento feminista argentino»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here