Después de dos intentos frustrados, se levantó una población en el valle de Xui-xui. Con el paso del tiempo, fue creciendo y adquirió su propia fisonomía. Durante los años de la Colonia, Jujuy se transformó en una importante ciudad en el camino que unía el Río de la Plata con el Alto Perú.

¿Por qué el valle de Jujuy?

Durante la segunda mitad del silo XVI se fundaron numerosas ciudades en la zona del Tucumán. Algunas sobrevivieron hasta la actualidad, como Santiago del Estero o San Miguel de Tucumán, mientras que otras tuvieron corta vida.

Desde el descubrimiento de las minas de plata en el cerro de Potosí (actual Bolivia), en 1545, los virreyes del Perú, establecidos en Lima, trataron de allanar un camino que uniera a la Villa de Potosí con las poblaciones del Tucumán, a fin de que transitaran libremente soldados y mercaderes. Los pobladores de la zona, especialmente losomaguacas, ofrecieron una tenaz resistencia contra la ocupación española.

El plan de los españoles contemplaba establecer un camino seguro entre el Alto Perú y la costa del océano Atlántico, que atravesara el Tucumán, por lo que se hacía necesario pacificar la zona y asegurar una ruta stable de comunicación. Para lograrlo, se intentaron distintas fundaciones en el valle de Jujuy.

Primeros intentos fundacionales

El primer intento de establecer una ciudad en Jujuy fue realizado por el gobernador del Tucumán, Gregorio de Castañeda, el 20 de agosto de 1561. Recibió el nombre de Ciudad de Nieva, en honor al entonces virrey del Perú, el conde de Nieva. Se cree que habría estado emplazada done hoy se encuentra el barrio de Ciudad de Nieva, en la planicie elevada sobre el centro de la actual ciudad capital.

La Ciudad de Nieva fue abandonada a mediados de 1563, debido a los ataques indígenas que se sucedían desde el año anterior. La hostilidad de los omaguacas transformó en intransitable a la Quebrada de Humahuaca durante más de diez años.

Nuevas ofensivas indígenas

En 1569 el virrey Nieva fue sucedido por Francisco de Toledo. El nuevo virrey, interesado en someter a los indígenas del lugar y asegurar la ruta a Potosí, encomendó al capitán Pedro de Zárate, conocedor de la zona, la tarea de fundar una ciudad en el valle de Salta o de Jujuy. La población, a la que se dio el nombre de San Francisco de Álava, se asentó en la confluencia de los ríos Grande y Xibi-Xibi, el 13 de octubre de 1575.

Desde su llegada, Zárate había encontrado hostilidad en los aborígenes del lugar. Un año después, durante una de sus ausencias, atacaron la ciudad, mataron a varios de sus defensores y destruyeron totalmente sus instalaciones. Luego de los ataques aborígenes, en el lugar sólo quedó una fortaleza destinada a la defensa de las caravanas que viajaban por la zona.

Tercera fundación de Jujuy

Para lograr el sometimiento de la región al poder español, en 1582 se fundó la ciudad de Salta. Desde allí, se emprendieron campañas contra los nativos de la Quebrada y la Puna. Estos emboscaron y mataron a un grupo de comerciantes, lo que decidió a los españoles a intentar una nueva colonización en el valle de Jujuy.

El nuevo gobernador del Tucumán, Juan Ramírez de Velazco, encomendó al capitán Francisco de Argañarás y Murguía una nueva fundación a la entrada de la Quebrada. Argañarás armó la expedición de soldados y vecinos, indígenas y españoles, que salió de Santiago del Estero en caravana de carretas
hacia el valle de Jujuy.

Allí eligió la zona fértil ubicada entre los ríos Grande y Xibi-Xibi y fundó la ciudad de San Salvador de Velazco en el valle de Jujuy. El acto de fundación se realizó el lunes 19 de abril de 1593.

Un año después, una nueva confederación de caciques, liderada por el kuraca Viltipoco, amenazaba con destruir la ciudad. Argañarás, con un grupo de soldados, entró en Purmamarca durante la noche, cercaron el pueblo y tomaron prisionero a Viltipoco, con lo que se desbarató la coalición indigena y se pacificó la ruta al Alto Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.