El proser Domingo Faustino Sarmiento dejó plasmado cuál era su modelo de país en un ensayo de su autoría publicado en 1845. El ensayo se titulaba “Civilización y barbarie en las Pampas argentinas” pero luego se popularizó con el nombre “Facundo” en alusion al federal Facundo Quiroga, figuara que Sarmiento denostaba.

Imagen escaneada de un ejemplar de 1874 de la cuarta edición del libro de Sarmiento.

Para entender la idea del modelo de país que proponía Sarmiento en su libro, debemos tener en cuenta cuál era su postura frente la situación geográfica y social por la que pasaban Las Provincias Unidas del Río de La Plata en 1845. En ese sentido, él afirmaba que la sociedad estaba separada entre la civilización y la barbarie, la primera se concentraba en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que la barbarie se ubicaba en las zonas del campo, donde reinaban los gauchos, indios y negros, quienes vivían en un territorio sin ley, sin valores, sin educación y por ende, sin futuro.

En cuanto a la postura política que expresó en su libro, resalta que se oponía firmemente al Gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas, a quien consideraba un símbolo de la barbarie cuyo poder era sostenido con la ignorancia y la violencia que caracterizaban a los Federales. Lo acusaba de estar directamente ligado a la violencia que se vivía en el campo argentino, incluso de provocarla.

También mencionó que Rosas albergaba criminales en su propia casa. Por estas razones es común que compare reiteradamente a los federales con los unitarios desde un plano moral, así como también desde un plano de apariencias, puesto que describe a los unitarios como personas de buen porte, elegantes, aseadas y educadas.

La propuesta de Sarmiento

Su propuesta para llevar la argentina a la civilización era el orden y la educación que debieran funcionar para combatir la barbarie. Pero también, en línea con este concepto, pensaba que se requería de una doctrina que podría considerarse de “mano dura” para acabar con la barbarie, de hecho, Sarmiento apoyó la campaña del desierto ordenada por Julio Argentino Roca en 1870 que consistió en conquistar territorios de la Patagonia que estaban ocupados por tribus Indígenas, lo que implicó la muerte de muchos habitantes de las mismas. Si bien fue apoyado abiertamente por Sarmiento, hay quienes consideran que los autores de esta conquista son responsables de delitos de lesa humanidad.

La decadencia social, un termino que perdura

La idea de barbarie que propone Sarmiento, que utiliza para referirse a la decadencia social y a la miseria económica, también es utilizada por autores actuales como Alberto Benegas Lynch en su libro “El retorno de la barbarie” para describir el proceso que atraviesa Argentina en las últimas décadas. Este autor propone que el país se encuentra en el camino del retorno a la barbarie que propone Sarmiento, pero esta vez las causantes de esta barbarie son el apego de parte de la sociedad argentina a valores morales propios del socialismo. Como se aprecia en el caso de la llamada “justicia social” que parte de apoyar valores como el robo, la envidia, el resentimiento, el trato desigual frente a la ley e incluso el asesinato. Lo que deriva en un deterioro de la moral pública y condena a la población a la miseria económica.

Conclusión

Como conclusión puedo se puede decir que el modelo de país que propuso Sarmiento en su libro Facundo, es un modelo con el que pretendía sacar a la sociedad argentina de la barbarie mediante el fortalecimiento de pilares como la educación y el orden. Y aunque los métodos apoyados por Sarmiento fueron cuestionados, la historia muestra como argentina sí logró salir de la barbarie. El país, en los 35 años siguientes a aplicar la constitución de 1853 logró salir de la miseria y a fines del siglo XIX tenía un PBI per cápita similar al de Estados Unidos. Es así como la Argentina se convirtió en una máquina de sacar gente de la pobreza, recibiendo una gran cantidad de inmigrantes europeos. Este crecimiento económico posicionó a la Argentina entre los países más ricos del mundo sentando una base moral, lo que logró un futuro próspero para la sociedad argentina, la cual se encuentra nuevamente en el camino de la barbarie producto de una decadencia moral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.